Mientras los estadounidenses brindan por el Día de la Independencia este 4 de julio, hay otro lado de las celebraciones que quizás quieran evitar: la muerte. Se espera que alrededor de 44 millones (según datos de 2017) los estadounidenses viajen en automóvil el fin de semana del Día de la Independencia, y es probable que haya una barbacoa esperando al final de sus viajes. El pasado 4 de julio, se prepararon alrededor de 75 millones de barbacoas, se asaron más de 150 millones de perritos calientes y alrededor de 350 millones de libras de pollo, y se abrieron 68 millones de unidades de cerveza.

La conducción imprudente y negligente conduce a accidentes innecesarios de vehículos de motor que resultan en lesiones graves o incluso la muerte. En 2012, el mayor porcentaje de muertes relacionadas con el alcohol durante el 4 de julio fue un 50% de las muertes por accidentes de tráfico.

En el estado de illinois en el 2015, hubieron 924 muertes por accidentes automovilísticos, y el 40% de estos estuvieron relacionados con el alcohol. Las vacaciones de fin de año produjeron el mayor porcentaje de muertes relacionadas con el alcohol. Por el contrario, el 4 de julio solo el 16,7% de las muertes estaban relacionadas con el alcohol, pero aún así representa un porcentaje significativo.

El Día de la Independencia de Estados Unidos se trata de libertad. Pero la libertad viene con responsabilidades. Cuando se pone detrás del volante, no solo es responsable de su propia seguridad, sino también de la seguridad de las personas que viajan con usted y de las que comparten la carretera con usted. La conducción segura comienza abrochándose el cinturon, siendo atento, y nunca, nunca maneje si ha estado bebiendo.